¿Vale la pena implementar la norma y los estándares BASC?